SOBRE LA OBRA

Las obras de Nélida Didolich buscan hacer visible un instante. En conjunto, su producción se conforma de momentos que para la artista poseen una profunda significación, vinculada a cierta emocionalidad producto del recuerdo. En este itinerario creativo, la naturaleza como un todo, es protagonista: el gesto o el movimiento de un animal, el imperceptible pero ininterrumpido crecimiento de una planta, el contraste cromático que puede percibirse en un conjunto de flores, la placidez de una madre y sus crías, son todas instancias que bien pueden durar apenas unos segundos y que ella insiste en atesorar, como si en cada instante que resguarda pudiera también preservar parte del misterio de la existencia.
La figura humana también se hace presente en algunos de sus trabajos, intentando del mismo modo, captar una mirada, un gesto, una postura o simplemente un momento, que por algún motivo se ve en la necesidad expresiva de registrar plásticamente. En muchos casos, los rostros permanecen ocultos o apenas esbozados, significando que en lo que busca adentrarse es en el instante y en el clima que desprende, más que en quiénes participan de la escena representada.
Las técnicas que utiliza Didolich son múltiples: pinturas, dibujos, grabados e incluso murales conviven en un mundo visual en el que es palpable una mirada aguda que evidencia una conexión profunda con aspectos muchas veces opacados de la realidad. La artista se mueve cómodamente entre distintos medios expresivos, lo que hace que el conjunto de su producción evidencie tanto una sólida formación plástica como una versatilidad que enriquece su trabajo.

Copyright © 2020 Nélida Didolich